Una solución para Venezuela

¿Cuál es la solución al problema venezolano? En una reunión cualquiera en las que uno pudiera estar, escuchar las posibles soluciones a los problemas de Venezuela es tan irremediable como el no hablar de los problemas que la aquejan. Soluciones que se  concentran en dos aspectos que todos parecen percibir como de una magnitud algo similar : el político y el económico.
En lo político la respuesta es evidente:  retirar del poder a quienes lo ostentan y usan indebidamente, empezando por el presidente de la República, esto como la opción principal.
En lo económico las propuestas son más variadas, pues van desde la liberación del tipo de cambio, la dolarización  oficial de la moneda, asignación apropiada de divisas, respeto a la propiedad privada, por citar unas pocas. Se sea o no un profesional en estas materias, lo cierto es que todos los venezolanos nos hemos convertido, a la fuerza impuesta por las necesidades, en conocedores tanto de la materia política como de la económica gracias a la desquiciada realidad en la que estamos sumidos.

Al considerar las propuestas de solución, restringiéndolas a estos dos aspectos,  se me generan dudas, siendo de ellas, la más  relevante, la siguiente: ¿son acaso esos dos los problemas realmente?, y es que de la respuesta que se de a esta incógnita cabría preguntarse ,de igual manera, si solucionando el problema económico y el político se compondría  Venezuela. Aquí, la respuesta a ambas preguntas es un no.
A la situación que hemos llegado en Venezuela, y sin restarle el infame mérito a las cuestiones políticas y económicas, se lo debemos a una faceta más obvia, y quizás por eso más difícil de observar: en nuestro país la ética es solo un recurso discursivo y no una forma de vivir. Todo la problemática  económica y política que sufrimos parte de este aspecto, el ético.

Una forma sencilla de revelar este aspecto obvio pasa por detenerse a pensar si la corrupción, manifestada de todas las formas existentes en el obrar del gobierno, y por supuesto , en la de los propios ciudadanos,  no ha sido la fuente del que han emanado todas las distorsiones políticas y económicas que nos aquejan actualmente. Es aquí donde la segunda incógnita planteada anteriormente tiene cabida, pues resulta válido preguntarse si con la resolución de la economía y del sistema político venezolano necesariamente, y de forma simultánea, se corrige la conducta del venezolano, aquella que resulta tóxica e incompatible con una sociedad de libertades y desarrollo.

No puede haber progreso en una cultura cuando la idea del “bien común” esta supeditada a la idea del privilegio individual , del bienestar alcanzado en el individuo a costa del padecer de muchos. En el terreno de la política, si el servicio a los demás es contemplado como una forma de obtener y disfrutar privilegios , y hasta de derechos, que  sobrepongan los intereses de unos pocos a la de aquellos a los que se debe servir, pues es sencillo observar que el camino al populismo, al totalitarismo, a la opresión, y a otras formas degeneradas de gobierno,  estará libre de obstáculos. Esto aplica de igual manera a la economía, ya que esta comparte ese aspecto con la política, pues el control de la economía pasa a ser una forma indefectible de control  social y político. El no favorecer las oportunidades y las libertades de desarrollo para un individuo cercena igualmente las capacidades de desarrollo de la sociedad que le alberga, construyéndose de esta forma un circulo vicioso de difícil ruptura. Esto es evidente puesto que si no existe un compromiso ciudadano , guiado por principios de carácter ético, con el desarrollo económico y político , pues se dará al traste con cualquier intento de solución que pudiera intentarse a los problemas ya mencionados. La corrupción , no es un problema netamente ni político ni económico.

En la resolución de este problema ético se hace necesaria la participación de todos quienes hacen vida común en Venezuela, ya que sin esto la situación que actualmente se enfrenta quedará enquistada en forma crónica sobre los hombros de un pueblo que le llevará por tanto tiempo como sea el que se tome en tener y desarrollar consciencia de que esas cualidades morales , necesarias para la estabilidad social, política y económica, se hagan presente en su comportamiento. De ahí, que una labor importante del liderazgo actual es convocar, estimular y hacer resurgir en el pueblo la noción de que la ciudadanía, la solidaridad y el respeto a los demás , por citar las tres perspectivas más relevantes, son medios vitales en la corrección de cualquier problema nacional y que además  se constituyen en la vía a tomar para desarrollar el país con prosperidad y justicia.

 

 

 

Anuncios

Vivir con un dólar diario

Vivir con 1 dólar diario

Al cambio esotérico y mítico en el que se realiza la conversión de bolívares a dolares , una quincena de un sueldo mínimo en la Venezuela socialista no daría para vivir ni tan siquiera un día. El experimento que presentó el youtuber @luisitocomunica Probando COMIDA DE $1 | ¿Qué TAN MALA es?, de consumir un alimento por un dólar , y asumiendo que consumiera tres de estas porciones baratas por día, daría como resultado un gasto mensual de 84 dolares , que si es llevado a bolívares fuertes, con el precio de cambio que está en el necronomicón ( y dejándolo un poco por debajo del que se presenta en este texto), daría alrededor de unos 840000,00 Bsf, lo cual , como es obvio, sólo da para gastos muy básicos (rudimentarios y precarios serían más apropiados para la descripción) de alimentación. Por fuera quedarían los gastos de transporte, alquiler de residencia, vestimenta, servicios básicos y otros tantos.

A fines de refrescar la memoria, el sueldo mínimo venezolano esta por debajo de los 400000,00 Bsf, mucho menos de 4 dolares mensuales. Sí es de recalcarse que esta condición de depauperación y depreciación es de carácter generalizado , pues habría que mencionarse que incluso existen, actualmente, hasta consultas médicas cuyo costo está, al cambio, por debajo de un dólar.

Decir que este empobrecimiento vertiginoso y  titánico es culpa de un bloqueo económico impuesto por “el imperio”, a saber Donald Trump y su combo, o que la culpa es de una página en internet, no es más que acto de propaganda insultante propio del socialismo del siglo XXI, en donde sus promotores y defensores tratan de ocultar el declive progresivo e histórico que han producido en Venezuela a raíz de la implementación de este sistema político, cuestión que está explicada en forma clara y contundente en un trabajo que recientemente publicó @Prodavinci hiperinflación .

Es de esta forma que llegamos al final del 2016, con hiperinflación, crisis alimentaria, de medicamentos y gasolina, con los venezolanos formando colas por cuanta acera, y calle,  disponible hay, en la búsqueda de los artículos necesarios para tener una vida que fuera, al menos normal.

Este 2016 termina con una Venezuela convertida en vitrina del pasado, en una reliquia moderna que en su estropeada vitrina exhibe ante el mundo, los logros que el Socialismo (comunismo) del Siglo XXI alcanzó, siendo su éxito similar al alcanzado ya en otras partes del mundo por el  mismo socialismo en el siglo pasado. Como diría Voltaire : “La parte más filosófica de la historia es hacer conocer las tonterías cometidas por los hombres”.

 

 

“Te voy a partir la cara”

“Te voy a partir la cara”

Decirle a alguien que su cara va a ser objeto de reconstrucción gracias a una golpiza no deja de ser una acción condenable y deleznable. Si de por sí que ya no solo es rechazable la acción descrita, sino que además hace de quien la realice un representante de un primitivismo exacerbado , no es difícil notar que se está enfrente de alguien que le ha dado la espalda a aquello que se llama racionalidad, o conciencia si se quiere, y que esto pues se ve agravado por el hecho de que su autor fue en el pasado reciente el defensor del pueblo y actualmente ocupa el cargo del defensor de la legalidad, el fiscal general de la república bolivariana de Venezuela. Toda una joya nacional.

Este comentario de “partirle” la cara a alguien lo publicó el ya mencionado funcionario público en Tuiter y dice mucho, no solo de la irracionalidad inapropiada e indebida para quien ejerce un cargo público llamado a defender , y aplicar, el orden jurídico  sino del gobierno que, ilegalmente, lo ubicó en el puesto que ocupa. Y es que además de ser una conducta que lo aleja de aquello que define precisamente al espíritu humano, aquello llamado racionalidad, demuestra la profunda soberbia y el menosprecio hacia el contrario que ambos, personaje y gobierno, han demostrado todos estos años.

Se puede aceptar que la defensa es válida cuando se es agredido, en esto podemos estar de acuerdo, pero no en la forma de hacerlo, que  en este caso fue violenta y grosera, menos aún se puede aceptar esta respuesta cuando el cargo que se ocupa es precisamente el de un representante de la legalidad. Y es que esto es muy cónsono, y además es reflejo, de la misma conducta y lenguaje del gobierno, en donde lo soez, lo grotesco, lo indebido, y hasta lo ilegal, ya se ha institucionalizado. “Partirle” la cara a alguien lo han convertido en norma, pues de no ser así ésta frase no habría podido siquiera tener existencia en el vocabulario del fiscal. La legalidad no puede argumentarse con violencia ni con insolencia.

 

 

 

Prolegómenos del Poder y el liderazgo

Prolegómenos

Esta carta resulta de las conversaciones surgidas del consumo estimulante de café y de ideas encontradas entre pasillos  y balcones. En ella voy a presentar algunos conceptos referidos al poder, el liderazgo y otros asuntos que, asomados en forma involuntaria, pudieran hacer acto de presencia. Por supuesto, todo esto teniendo como mira a la situación actual, política de nuestro estado Táchira.

A manera de que podamos tener una base común y fundamental en lo que se desarrollará , se iniciará la discusión tratando de aclarar y justificar, términos y situaciones básicas que nos eviten malentendidos justo al iniciar  el intercambio de ideas que nos reúne en esta oportunidad.

Así que sin más, y como diría el famoso Orígenes, ¡Echémosle bolas al asunto! Sigue leyendo

Referido a poner en duda…

En ocasiones dudo de la existencia de la  casualidad y del azar, de su existencia o veracidad.

Incluso no podría afirmar si es que de manera consciente o inconsciente  manipulo  la realidad o mi entorno para que de alguna forma, incomprensible a mi limitado intelecto, ponga en mi camino situaciones o personas que , de manera igualmente incomprensible para ellos, se conviertan en parte de mi historia, bien como protagonistas o bien como soporte.

Desconozco por igual si esto es para bien o para mal, cuestión que de hecho considero artificiosa pues dependerá de la pertinencia o conveniencia con los que les juzgue en su momento.

Pero  sea cualquiera que sea  el pretexto, casualidad o causalidad, consciencia o inconsciencia, azar o destino, no podría negarles ni relevancia ni transcendencia, por muy minúscula o poco evidente que estas pudieran ser, cosa que además tendría que ver y analizar en el marco temporal de su ocurrencia o de su permanencia en mi existencia y racionalidad.

Al final lo que si escapa a la duda es que ocurrieron, se presentaron, estuvieron , permanecieron y dieron aportes. No hay hombre que se construya en soledad , ni mucho menos que lo haga aislado de su mundo o de su tiempo.

La inevitable marcha accidentada de la historia.

Llegó  a la cúpula del gobierno de los Estados Unidos un ser con profundas deficiencias éticas que, de seguro, irá a alimentar a su vez a cualquier cantidad de líderes y pueblos con las mismas deficiencias , de ahí que sería de esperar que en respuesta a la elección del nuevo presidente estadounidense afloren muchos más “revolucionarios” en distintas partes del mundo, cuyo fin será, nueva y eternamente, el liberar del yugo imperialista a sus pueblos.

El círculo vicioso, o mejor aún,el engranaje de la ignorancia , la sumisión, la beligerancia y la pérdida de la ética , con el consecuente menoscabo de los derechos humanos,quizás acelerará su oprobiosa marcha  con la excusa de defender a los pueblos y de preservar la integridad de la patria.
Ya lo había leído por ahí, y ahora concuerdo completamente con esa idea, la tercera guerra mundial no se está realizando por demostrar poder ni hegemonía sino para imponer la ignorancia y la barbarie, de la religión por algunos y por otros del racismo.

Esperemos que las reservas éticas , institucionales y cívicas de los estadounidenses no permitan que la nueva gestión presidencial enrarezca el color de la casa que le alberga.