Carta de Cruz Diez a los venezolanos

Este texto no podría ser más esperanzador y racional para enfrentar los tiempos de oscuridad y vileza a los que esta siendo sometida Venezuela.
http://www.panorama.com.ve/espectaculos/La-carta-que-el-artista-plastico-Carlos-Cruz-Diez-envio-a-los-venezolanos-20170428-0116.html

Anuncios

Referido a poner en duda…

En ocasiones dudo de la existencia de la  casualidad y del azar, de su existencia o veracidad.

Incluso no podría afirmar si es que de manera consciente o inconsciente  manipulo  la realidad o mi entorno para que de alguna forma, incomprensible a mi limitado intelecto, ponga en mi camino situaciones o personas que , de manera igualmente incomprensible para ellos, se conviertan en parte de mi historia, bien como protagonistas o bien como soporte.

Desconozco por igual si esto es para bien o para mal, cuestión que de hecho considero artificiosa pues dependerá de la pertinencia o conveniencia con los que les juzgue en su momento.

Pero  sea cualquiera que sea  el pretexto, casualidad o causalidad, consciencia o inconsciencia, azar o destino, no podría negarles ni relevancia ni transcendencia, por muy minúscula o poco evidente que estas pudieran ser, cosa que además tendría que ver y analizar en el marco temporal de su ocurrencia o de su permanencia en mi existencia y racionalidad.

Al final lo que si escapa a la duda es que ocurrieron, se presentaron, estuvieron , permanecieron y dieron aportes. No hay hombre que se construya en soledad , ni mucho menos que lo haga aislado de su mundo o de su tiempo.

La inevitable marcha accidentada de la historia.

Llegó  a la cúpula del gobierno de los Estados Unidos un ser con profundas deficiencias éticas que, de seguro, irá a alimentar a su vez a cualquier cantidad de líderes y pueblos con las mismas deficiencias , de ahí que sería de esperar que en respuesta a la elección del nuevo presidente estadounidense afloren muchos más “revolucionarios” en distintas partes del mundo, cuyo fin será, nueva y eternamente, el liberar del yugo imperialista a sus pueblos.

El círculo vicioso, o mejor aún,el engranaje de la ignorancia , la sumisión, la beligerancia y la pérdida de la ética , con el consecuente menoscabo de los derechos humanos,quizás acelerará su oprobiosa marcha  con la excusa de defender a los pueblos y de preservar la integridad de la patria.
Ya lo había leído por ahí, y ahora concuerdo completamente con esa idea, la tercera guerra mundial no se está realizando por demostrar poder ni hegemonía sino para imponer la ignorancia y la barbarie, de la religión por algunos y por otros del racismo.

Esperemos que las reservas éticas , institucionales y cívicas de los estadounidenses no permitan que la nueva gestión presidencial enrarezca el color de la casa que le alberga.

Huyendo del socialismo

¿Cuántos millones de dólares le habrán entrado hoy a Colombia? Esto fue lo que pensé cuando vi las fotografías de las calles copadas de venezolanos haciendo cola para salir de Venezuela para comprar en Colombia. Resulta en una crónica de lo absurdo y de la miseria ver que algo así ocurra. Miles de venezolanos ( las referencias dan cuenta de entre 18000 a 25000 almas) acudiendo a abastecerse en Colombia de lo que el socialismo les niega aquí en su propia tierra. El país que produce lo suficiente para alimentar a tres países , el mismo que impone registros de huellas para hacer compras una vez a la semana, presentación de partidas de nacimiento , y del producto del vientre grávido, para adquirir pañales, de números de identificación para comprar una vez a la semana papel toilet y de bolsas socialistas llenas de carbohidratos y sal ( las proteínas pareciera que no se llevan bien con la revolución) exhibió hoy su mejor rostro: el de la necesidad, las mentiras y las oportunidades pérdidas. En Cúcuta, Colombia, ningún trámite fue necesario para hacer compras, más allá de la necesidad expresa de querer abastecerse. Ni documentos, partidas de nacimiento ni limites temporales, nada de eso, el vil capitalismo salvaje , en decadencia y ruina, fue el que asistió a los necesitados.
¿Cuántos millones de dólares habrán recibido hoy? Esta cuestión me produce pena, y las razones detrás de ella son muchas , pero las principales yacen detrás de las oportunidades de desarrollo que nos hemos perdido en esta tierra de socialismo y revolución. Teniendo una moneda con un valor tan depauperado y que no hayamos podido haber sacado ventaja de esto me produce una profunda decepción, por decir lo menos. Esa nutrida cola de personas buscando salir para hallar algo de normalidad en tierras vecinas debería ser a la inversa, debería ser una cola inmensa de extranjeros buscando entrar en este país para  invertir, comprar productos venezolanos , ayudar a impulsar nuestro desarrollo económico, tecnológico y social, hallando la seguridad personal y jurídica necesarias, y debidas, para venir a Venezuela . Pero en este circo del horror , guiado por la ignorancia, el anacronismo y la maldad , nos hemos convertido en refugiados dentro de nuestro mismo país, en donde el gobierno piensa y ve el progreso como una bolsa de limosnas , como una agricultura desarrollada en potes de desecho urbano o de países lejanos enseñándonos a sembrar plátanos o de islas fantasiosas que nos guían a la felicidad eterna. Un circo donde la felicidad y el orden se hallan al cruzar un puente que divide no solo dos naciones sino dos formas de vivir diferentes: la de la normalidad y la de la miseria, esta última, lamentablemente y demostrada con las imágenes de hoy, nuestra propia tierra, Venezuela. de ahí que la marcha es para emigrar, en forma permanente para algunos y para otros, como en este día, temporalmente, pero en cualquier caso , y con la misma motivación, todos los venezolanos buscando la normalidad y la paz que el socialismo nos ha robado.
¿Cuántos millones de dólares le habrán entrado hoy a Colombia? ¿cuantas inversiones se nos han apagado en Venezuela? Esa gente que cruzó hoy la frontera representa eso, la multitudinaria cantidad de oportunidades y esperanzas perdidas con un gobierno, y su revolución, que agobia y estrangula a la democracia , al desarrollo y hasta el mismo intelecto. Ahora vendrán las esperadas, y de seguro ya estereotipadas, calificaciones que las personas del oficialismo y del gobierno les otorgarán a este fenómeno , y a sus protagonistas, todas ellas reflejos de la  negación de la realidad ,dela negación de su propia incompetencia y de la devastación que han producido.
Nos queda tan solo esperar que esa cola inmensa de personas fotografiadas hoy sea una pequeña muestra del descontento y del deseo de cambio que a fuerzas de trampas, desconcierto y desesperanza el gobierno quiere tratar de abolir.

Y me dirán dictador.

Y dijo: ” Me irán a llamar dictador” y lo cumplió.
No pasa ni un día en que no reafirmen su inexistente respeto por la democracia , las leyes y la constitución nacional, sino que además suman a esto la humillación y la vejación como formas de actuación política. Y es que realmente no hay forma de defenderlos diferente a la de compartir con la dirigencia chavista sus mismas maneras delincuenciales y autoritarias de pensamiento y obra.
Estos individuos no se aferran al poder por vocación de servicio (que al menos sería algo) , o tan siquiera por que en su desempeño hubiesen atisbos de calidad, eficacia o transparencia, sino , y de esto el convencimiento es pleno, por la necesidad de mantenerse protegidos y a buen resguardo de ser sometidos a lo que cualquier empleado público debe estar presto a ser evaluado: la rendición de cuentas, tanto las que derivan de su desempeño con la cosa pública como la de sus cuentas personales, a mantener claridad y honestidad en el cargo y no estar involucrados en acciones contra el orden público o la ciudadanía. Pruebas de esto hay muchas, y cada día aportan más y en forma más insultante y obscena, aun en la cara de aquellos que forman parte de su base política.
Ya nos llevaron a un estado en el que la voluntad popular no importa, en la que anulan las responsabilidades y acciones de un poder del estado democráticamente electo por el pueblo, en el que nuevamente amenazan con la persecución y segregación política, violando derechos fundamentales humanos y políticos, esto último tan solo por que muchos ciudadanos manifestaron su la voluntad de querer un cambio a toda esta situación. Con esto se afirma otra vez que seguir a la dirigencia chavista-madurista no es cuestión ya de afiliación política ni ideológica sino de complicidad criminal, se esté donde se esté , bien como líder o bien como seguidor. Esta situación por la que cursa Venezuela no es cuestión de ideología o política sino de delincuencia.
Sé que vendrá un cambio e igualmente sé que habrá una transición. El primero me mantiene optimista y el segundo a la expectativa y con recelo pues este, el que de seguro será más conflictivo y doloroso de lo que ya estamos viviendo, no será fácil y quizás tampoco tomará poco tiempo. Y nada de esto se dará, no habrá ni tan siquiera la menor de las mejorías si cada venezolano no entiende, acepta y abraza la idea de que mejorar como sociedad y el prevenir que plagas destructivas como esta llamada “chavismo-madurismo-socialismo del siglo XXI” o cualquiera otra que con otro nombre llegara a hacer vida en nuestro país, dependen del desarrollo de una conciencia ciudadana sólida, donde el respeto por los demás, por la cosa ajena, la solidaridad, la educación , el trabajo , la honestidad y la probidad sean los valores donde se fundamenten el desarrollo y el progreso de nuestra nación.
Sé que vendrá un cambio, y que parte de este se logrará al desprendernos de la fuente indigna y malévola que impide que salgamos adelante , originada de una dirigencia chavista que desde hace rato solo vela por que el poder sea la forma que les permita mantener doblegado a un país para que les siga siendo de provecho y servicio a sus propios deseos indignos.
El cambio vendrá y para mantenerlo hay que cambiar como venezolanos.

Escalera humana ( o referido a mi primer pensamiento serio iniciando una semana).

Toda existencia humana se reduce a treparse por una escalera, a veces ascendiendo, a veces descendiendo, a veces permaneciendo estacionario, y en otras tantas ocasiones hasta cayéndose de ella. Y todas estas acciones pasan al poyarse en cada uno de sus peldaños, hechos de materia humana, de las personas que se conoce y de aquellas que influyen en nuestro desarrollo , bien sea por estorbarlo, favorecerlo o estancarlo. Escalera que además se va construyendo de a poco, con la fortaleza o la precariedad de los eventos que se experimentan, de aquellos que nos afectan o de los que somos testigos.

Y con el tiempo se puede dar uno cuenta que de esa escalera humana que se fabrica termina siendo uno mismo uno de sus peldaños . Que esa misma escalera , al final,  se transforma además en peldaño de la vida de alguien más.

El abuso

 El abuso, lo abusivo y el abusivo parecieran ser aspectos que se han convertido en cotidianidad en nuestra vida, o que al menos han adquirido esa particularidad en estos tiempos problemáticos de un país al que metieron en el lodazal de una revolución retrógrada.

Esto es fácil verlo en muchas situaciones del día a día, al salir de compras, al estar en el tráfico y por supuesto, en la insoslayable presencia y acción del gobierno.

Y todo esto me llama la atención al punto que , más allá de los incontenibles e inevitables accesos de descontento, malestar y hasta rabia que eso me produce, sin contar además la increíble cantidad de insultos que llego a generar en mi cabeza cuando me topo con algún abuso y o abusador , me ha puesto a pensar en la naturaleza del abuso y del abusador.

Habría que ilustrar que la inspiración para realizar las presentes consideraciones proviene de la continua y exagerada exposición que tan fácilmente se sufre al abuso y a los abusadores en la Venezuela de la revolución bolivariana, cosa que denota la degradación social, cultural y ciudadana a la que se ha llegado. Valga la aclaratoria que esta conducta perniciosa siempre ha existido y no es exclusiva de esta etapa histórica, pero actualmente  su  magnitud y grotesca exhibición es algo que caracteriza estos tiempos, a diferentes escalas y que se ve y se vive  a diario.

Y tras pensarlo un rato, y esto sin mayor esfuerzo por que no lo exige, se puede concluir que el abusador y sus abusivas acciones reflejan algo muy sencillo: para ser abusador hay que tener un cerebro primitivo, o al menos hay que dejarse dominar por lo más primitivo de él. Es así de sencillo.

No hay forma que se pueda ser de esta forma sin tener que obviar , menospreciar u olvidarse de los miles de años de evolución social que se han experimentado para que , de un solo plumazo , se  deje a un lado al esfuerzo civilizador que la raza humana ha llevado a cabo desde que comenzó a caminar erguida .

Para arrojar luces sobre esto de ser abusador se requiere el dedicarle un par de minutos para dilucidar algo de su naturaleza, tras lo cual se puede deducir que existen  dos aspectos fundamentales que forman parte de este comportamiento:

  • El pensar que se esta por encima de los demás, quienes tan sólo son una partida de idiotas cuya única finalidad en la vida está en entorpecer el camino del abusador o el de servir a sus órdenes y
  • La preponderancia de los asuntos y tiempo del abusador sobre los de los demás.

Estas dos premisas se pueden ver a diario, tanto a escala micro o personal como a nivel macro o social. Ilustraré esto con algunos ejemplos:

  • Al caminar por las calles es seguro encontrarse con un abusador que piensa que el rayado de cruce de las calles es un lugar de su exclusividad para aparcar su automóvil, dejando así sin relevancia la seguridad o la comodidad de quienes tienen que circular por él. Aquí lo importante es que el abusador este cómodo. Esto ocurre igualmente con el gobierno, cuando éste usurpa espacios públicos para hacer valer su posición, ejemplo de ello las cadenas de radio y televisión, pues no importa lo que el ciudadano quiera ver u oír, lo importante es quitarle su espacio y obligarlo a circular y exponerse a las vociferaciones del gobernante.
  • Al estar en medio del tráfico y tener que ser sometido , a la fuerza y sin defensa, a los desmanes que tienen al conducir los motociclistas, acción que igualmente se refleja en lo que hace el gobierno chavista-madurista, quien actúa como desea, por encima de las leyes o ajustándolas a su parecer, sin que se le pueda poner control, reparo o reclamo, a fin de cuentas todos nosotros, los ciudadanos , estamos para servirle y cualquier acción que se lleve a cabo para defender los derechos de los ciudadanos, como aquello de la contraloría social, son acciones desestabilizadoras. El abusador siempre tiene la razón.
  • Faltar al orden en una cola , el llamado “colearse”,  es la cosa más evidente del comportamiento abusador, acción que no requiere de explicación.
  • Conseguir prebendas o beneficios basados en títulos o posiciones de poder, donde el que jura que por ser médico, abogado, o presidente de la república se  merece  las cosas. Un ejemplo de ello, el que un funcionario público, en labores de gobierno, lleve a su niñera particular a viajar a costillas del erario público, o el que un presidente, por serlo, lleve a toda su familia por un tour a la china.

La lista de ejemplos que se podrían dar realmente es tan infinita como lo pueda ser la estupidez y la ignorancia  humana, de ahí que en cierta forma he llegado hasta comprender al gobierno, pues sus abusos no son más que el reflejo de las conductas abusivas de sus propios gobernados, pues de estos , a fin de cuentas, surgen quienes lideran al gobierno. Esto hace fácil el entender que el tener líderes correctos, educados , probos deriva igualmente de ser ciudadanos con un comportamiento que sea demostración de aquellos valores de probidad, solidaridad, respeto , educación , humildad y sentido crítico que se desean para todos los miembros de una sociedad. Esto es lo que me ha hecho ver con cierta claridad que las acciones abusivas del gobierno llaman a identificar, corregir y evitar aquellas acciones que de la misma manera son abusivas en el comportamiento personal, sin esperar recompensa alguna diferente a que  esos pequeños logros sólo sean perceptibles por uno mismo .  Tener mejores gobernantes, y por ende un mejor gobierno,  es consecuencia de tener y desarrollar mejores ciudadanos, o al menos , esto es una vía para evitar que los abusadores tengan poder.

“Lo malo siempre será malo así sea que todos lo hagan,

lo bueno siempre será bueno así sea que nadie lo haga”.