Pira

Déjame descender a los misterios de la noche aferrado a tus caderas, que sea tu indomable sexo el que me haga de guía en ese transcurrir.

No escatimes en recursos, ni limites mis esfuerzos, permite que tu cuerpo me de albergue en los desvarios de los tiempos por venir.

Escalando por tus pechos, surcando tu cintura, extraviandome entre tus piernas , en los orbes  de tus nalgas.

Toda la odisea hecha bajo las estrellas y cubiertos por la noche, para llegar a reposar, rendido, extenuado y en paz a tus labios.

Déjame reposar, muerto , desecho y vuelto cenizas en la pira de tu piel. Ahí yaceré , esperando renacer con tu dulce aliento susurrando ” empecemos otra vez ” .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s